11/12/14

Sonidos del viento: El siku en la escuela

Artículo publicado en la Revista Digital de la UNVM: Diacrítica, año 2013 


En agosto de este año y por segundo año consecutivo, las calles de la ciudad de Villa María se poblaron de sonidos que contagiaban alegría y el enorme disfrute  que produce  la música compartida. Aproximadamente mil niños y jóvenes pertenecientes a diferentes instituciones educativas de la ciudad y la zona, desfilaron cantando y tocando sikus que ellos mismo habían construido. Realizaron  también sus propios vestuarios, pancartas con el nombre de la Banda y la institución a la que representaban, un lema, colores distintivos, brindando a quienes habían ido a acompañarlos y a observadores ocasionales, un espectáculo maravilloso.

La “Sikureada por las calles de la ciudad” se realizó como  una actividad de cierre de  un proyecto de extensión universitaria realizado desde la Lic. en Composición Musical con orientación en Música Popular que pone de manifiesto  una concepción comprometida con la comunidad  a la que pertenece y que tuvo los siguientes objetivos:
-Realizar actividades de trasferencia educativa desde el ámbito universitario al ámbito educativo general de Villa María y la región.
-Realizar actividades de innovación pedagógica que vinculen a la UNVM con la 3ra Región Escolar Provincial.
-Favorecer el trabajo por proyectos musicales que integren con otras áreas artísticas y formativas.
-Promover actividades musicales que revaloricen la música de raíz étnica y/o folclórica,  vigente en nuestro país.
-Realizar actividades musicales conjuntas entre distintas instituciones educativas de Villa María y la región que involucre la práctica musical con jóvenes, niños y niñas en edad escolar. 
Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

Música, Identidad y Globalización

Reseña  publicada en la Revista Epistemus, año 2013

4to. Congreso Latinoamericano de Formación Académica en Música Popular
Universidad Nacional de Villa María, 22, 23 y 24 de agosto de 2013.


 Susana Dutto - UNVM

En el año 2007, la Licenciatura en Composición Musical con orientación en Música Popular de la Universidad Nacional de Villa María, inició la realización de un Congreso Latinoamericano bianual, con el objeto de compartir saberes, investigaciones, experiencias, reflexiones y debates en torno a la música popular y su inserción en el ámbito académico, siendo pionera en esta área y temática en el contexto nacional. El presente año, durante los días 22, 23 y 24 de agosto, y bajo la dirección del Lic. Claudio Vittore, actual coordinador de la Licenciatura, y un grupo de docentes, egresados y alumnos de la universidad, se realizó la cuarta edición de esta propuesta en el campus universitario y distintos centros culturales de la ciudad.
El título del Congreso fue: “Música, Identidad y Globalización”, y la convocatoria se formuló en diferentes ejes temáticos, que constituyeron los títulos de las diferentes sesiones durante las jornadas, a saber:
·           Elementos identitarios y cruzamientos en la música popular.
·           Tradiciones y nuevas músicas.
·           El impacto de las nuevas formas de producción, difusión y distribución musical en la formación profesional del músico.
·           Aspectos performáticos y contexto performativo en la música.
·           La música popular en propuestas multimediales.
·           Temática libre.
         Participaron alrededor de quinientas cincuenta personas, incluyendo a expositores y oyentes, siendo muy importante la presencia de estudiantes. Estuvieron representadas 32 instituciones de nuestro país y el exterior: Universidades Nacionales, Conservatorios, Escuelas de Arte, de educación Especial, de Investigación. Los asistentes nacionales provenían de diferentes provincias: La Plata, Mendoza, San Juan, Córdoba, Salta, Jujuy, Neuquén, Buenos Aires, Capital Federal, San Luis, La Rioja, Tucumán, Santa Fe. Asimismo hubo una gran participación de otros países latinoamericanos, como Brasil, Perú, Venezuela, Colombia, Guatemala, Costa Rica y México. 
         La conferencia inaugural estuvo a cargo de la maestra guatemalteca Ethel Batres, presidenta de Fladem, quien abordó la temática principal del congreso haciendo alusión a las diferentes maneras en que históricamente las músicas étnicas y populares han sido silenciadas o invisibilizadas en nuestro continente, y cómo –a su juicio-, en la actualidad se visualiza una revalorización real de las mismas a partir de su estudio y difusión respetando sus prácticas originales y sus modos de transmisión.

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

Música para la infancia

Artículo publicado en la Revista Desterradxs, año 2011. 
Registro de Propiedad Intelectual: Exp. Nro. 940562.


Pensar en la canción infantil  y su origen nos remite en primera instancia a la canción de cuna. Seguramente es la canción de arrullo  la primera manifestación cantada dedicada a los más pequeños. Luego,  surge vinculada al juego: de manos, de movimientos, como rimas de sorteo. También ha servido desde tiempos remotos para contar historias y para acompañar las actividades cotidianas.  Las canciones infantiles, como el arte todo, son una expresión de la cultura de cada pueblo, de cada civilización.

En las últimas décadas surge la canción infantil como lo que podríamos denominar una “especialización” dentro de la música en general, adquiriendo un rango de profesionalización nuevo. Es decir, ya no es algo espontáneo que acompaña al juego  u ocasional en el repertorio de un compositor determinado, sino una propuesta pensada y elaborada para ese grupo etario  en particular y que supone el conocimiento de sus intereses, su psicología, y una estética poético-musical que responda a los mismos. No podemos dejar de mencionar a María Elena Walsh y su obra como un antes y un después en nuestro país, dentro del repertorio para chicxs.

En la actualidad, podríamos decir que la canción infantil se clasifica en  tres líneas principales de desarrollo. Si bien es habitual encontrar cruzamientos entre estas  áreas –es difícil pensar en compartimentos estancos-  consideramos útil  clasificarlas para una mejor comprensión de sus principales características. No lo hacemos con el objetivo de emitir juicios de valor sobre las mismas, sino simplemente de reflexionar sobre las distintas posibilidades de abordaje.

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

¡ME EXTRAÑA ARAÑA! Un programa para los más chicos de la casa

Artículo publicado en la Revista Desterradxs, año 2011. 
Registro de Propiedad Intelectual: Exp. Nro. 940562.

 

 

Todos los sábados de 11 a 12 hs, se produce una pausa en la transmisión habitual de Radio Nacional Córdoba. Las noticias de último momento, los debates políticos, la  música actual o del recuerdo, dejan paso a un programa  que  ha sabido ganarse  un espacio  en la radiofonía cordobesa: “Me extraña araña”.

 “Contrariamente a lo que se puede creer, todos los sentidos están en juego en la radio. Se ve aunque no hay imagen, se huele, se siente. Todos los colores, todos los perfumes, todas las formas, todo está en la radio, en el sonido de la radio.” (Paula Castello, FM La Tribu).


La propuesta se basa en “dar la palabra”, por eso, los diferentes bloques del programa animan a la participación a veces espontánea y a veces de elaboración previa. Se desarrollan contenidos y formatos dirigidos a los chicos y chicas de hoy - dinámicos/as, tecnologizados/as e informados/as- esperando generar un momento de frescura, espontaneidad y ternura en la programación habitual.

"Me extraña araña" nace con la intención de fortalecer el potencial que tiene la radio para despertar la curiosidad y la imaginación de los más pequeños.


La canción infantil tiene, sin dudas, una especial participación  a lo largo de todo el programa. El primer bloque invita a escuchar a algún autor/a o intérprete en particular,  y luego presenta un micro titulado “Porque se me canta”, donde se compaginan voces de niños y niñas cantando, recitando coplas o versos. Estos audios son enviados por los oyentes a través de los nuevos medios tecnológicos que los chicos y chicas manejan tan bien,  o las conductoras se encargan de  registrarlos.

Además, el equipo se contacta con instituciones, grupos y personas que implementan proyectos de comunicación, de expresividad artística y de difusión y promoción de derechos, para potenciar sus objetivos y multiplicar sus efectos. 

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

¿Por qué enseñar música? La actividad musical en el desarrollo infantil

Artículo publicado en la Revista Desterradxs, año 2011 
Registro de Propiedad Intelectual: Exp. Nro. 940562.
  



“Cantamos para vivir,
para que el río se apacigüe,
para que la enfermedad se vaya,
para que el animal se aleje y no haga daño,
...Bailamos para no morir”

 Maternidad Tumaco (S. II a C. a II d. C.)

Es indudable que la música “afecta” a las personas. Nos moviliza. Nos provoca  reacciones que van desde la empatía, el placer, hasta el rechazo o el  disgusto. Hay  lenguajes que nos resultan más cercanos  y otros extraños y hasta incomprensibles.
Pero difícilmente nos resulta indiferente. Y es así para todas las personas.
         Si observamos con atención a distintos intérpretes podemos enumerar un sinnúmero de movimientos, expresiones, gestos perceptibles e imperceptibles que dan cuenta de la inmensa actividad cerebral y emocional que implica la interpretación musical y seguramente en quienes están escuchando ocurre algo parecido. Es decir que existe un claro estímulo a diversas conexiones neuronales por un lado, lo que indica un desarrollo cerebral del hemisferio izquierdo y por otro lado, una profunda conexión con el hemisferio derecho, con lo emocional, con uno mismo y con los otros o “lo otro”, es decir la obra de arte en sí misma.
 Muchos de ustedes pensarán: “sin duda que los intérpretes o compositores reconocidos  tienen un “don especial”. Esto es así porque en general, la educación artística está considerada como una educación “especializada”, dedicada a aquellos  que poseen condiciones particulares para realizarla. Y si bien es verdad que llegar a niveles de interpretación de excelencia requiere de una dedicación importante, de un entrenamiento particular, no es cierto que sólo algunos pocos “dotados” puedan hacerlo. Y menos cierto es que no podamos disfrutar del placer de una buena interpretación musical como instrumentistas, cantantes o compositores, aunque no queramos dedicarnos a ello de manera profesional, sino como el desarrollo  de uno de los aspectos importantísimos que nos conforman y constituyen como seres humanos. Es extraño que en general resulte  común recomendar que el ejercicio o la práctica deportiva es -no sólo aconsejable- sino necesario para la salud y se sigue considerando como algo “especial”  la práctica artística.
Este concepto de la “música para unos pocos” es relativamente nuevo  y está íntimamente ligado a la vida del hombre moderno.
La práctica artística  ha sido en diferentes épocas y culturas considerada como esencial en la búsqueda del desarrollo pleno del ser humano. Ha sido la puerta que nos conecta con la naturaleza, con los otros, con nuestra interioridad.
La música, desde tiempos remotos, ha servido para expresar las emociones más profundas del hombre, para acompañarlo en sus actividades, en el trabajo y el descanso, en lo comunitario y en lo espiritual.

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

¿Poesía para la infancia?

Artículo publicado en la Revista Desterradxs, año 2011, por Susana –Coqui- Dutto.
Registro de Propiedad Intelectual: Exp. Nro. 940562.


No cabe duda que la etapa de la niñez es el momento en que el ser humano está más receptivo a los nuevos estímulos del mundo exterior, todo lo que podamos ofrecerles, quedará grabado para siempre y será la base de su desarrollo pleno y armónico.

Las narraciones, los cuentos, la imagen, la música, forman parte de la vida cotidiana de los niños en la actualidad, aun de los más pequeños.

Estas manifestaciones están profundamente valoradas por los adultos que se dedican al mundo infantil. Pero podríamos considerar a la poesía como una expresión bastante postergada.

Muchas veces pareciera que las propuestas que no tienen un objetivo inmediato y mensurable -enseñar números, colores, hábitos por ejemplo- no son valoradas en su inmensa dimensión formadora del ser humano. Y parece que la poesía no cumple esos requisitos ya que, en realidad –como ocurre con el arte en general- no tiene un objetivo inmediato o educativo en particular.


Podríamos decir que la poesía favorece un contacto con lo lúdico a través de la música de las palabras, de la magia que generan sus imágenes. Casi hemos olvidado el placer de recitar los breves versos que aprendíamos de niños que -aun sin comprender claramente lo que significaban- nos transmitían una sensación de goce,  armonía y  musicalidad. Poesías que no pretenden “enseñar” nada, sino tan sólo abrir una puerta a  mundos donde habitan la imaginación y la fantasía. 

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

9/12/14

Canciones de Cuna

Artículo publicado en la Revista Desterradxs, enero 2011 
Registro de Propiedad Intelectual: Exp. Nro. 940562.



Arrorró mi niño, arrorró mi sol
Arrorró pedazo de mi corazón.
Este niño lindo se quiere dormir
Y el pícaro sueño no quiere venir.”
-Cancionero español-

Canción de cuna, melodías antiguas y nuevas que en todo el mundo forman parte del rito cotidiano de dormir al niño, de dormir a la niña.

La canción de cuna  constituye quizá una de las expresiones musicales más antiguas, que nos conecta con el asombro ante la continuidad de la vida. Porque quizá no haya nada más espontáneo que tararear una melodía cuando queremos expresar la emoción y la ternura que nos provoca un bebé. La sensación que experimentamos ante la fragilidad del pequeño ser, ante la sorpresa y maravilla de la vida.
La melodía surge casi sin pensarlo cuando el niño está inquieto o no puede dormir.
Repetimos su nombre, algunas palabras o tan sólo un sonido. Utilizamos nuestros brazos como la mejor cuna o lo apoyamos en nuestro pecho para transmitir serenidad, calor, amor. 

Recordamos –sin poder saber en qué rincón de nuestra memoria quedó grabada- la canción que nos cantaba nuestra mamá, nuestra abuela.
Intuitivamente sabemos que esos sonidos medio hablados, medio cantados, son como un bálsamo que logran la calma buscada.

Todos podemos ser “mamás”, es decir, ser  todo lo que esa palabra representa para cada niño, si podemos entregarnos en un arrullo.

“Belén, Belén
Por que tienes tú los ojos así, despabilaos.
Belén. Belén.”
- E.Grenet-     

La canción de cuna se convierte en un momento de diálogo íntimo entre la mamá y el niño. Favorece la creación de un clima particular. Palabras breves que se repiten.
Sonido. Silencio. Canto. Escucho.

Es indudable que la música “nos afecta”, nos moviliza. Nos provoca  reacciones que van desde la empatía, el placer, hasta el rechazo o el  disgusto. Hay  lenguajes que nos resultan más cercanos  y otros extraños y hasta incomprensibles. Pero difícilmente nos resulta indiferente. Y es así para todas las personas.

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

Las Bandas de Sikuris: Música que se aprende y construye de manera colectiva

Artículo publicado en la Revista Desterradxs, año 2010
Registro de Propiedad Intelectual: Exp. Nro. 940562.


En la región noroeste de nuestro país, en Tilcara, provincia de Jujuy,  existe una práctica musical milenaria que continúa transmitiéndose de generación en generación y  forma parte esencial de las numerosas fiestas que ordenan el calendario de la región: las bandas de sikuris. Se han encontrado vestigios de esta práctica musical en diversas culturas y en diferentes continentes. Se conoció en pueblos antiquísimos y disímiles como China, Corea, Japón, Moche, Nasca, Tiawanaco, Siria, Frigia, Fenicia, Palestina, Persia, India, Egipto, Grecia, Roma.

En algunas de estas comunidades se continúa con su práctica; en otras, la modernidad las ha olvidado por completo o relegado para constituir una especie de muestra “folclórica” o “pintoresca”. Pero sin lugar a dudas que es mucho más que eso. La música es en estas comunidades una genuina expresión colectiva de la fiesta, en el sentido más pleno que le podamos dar al término.

El siku:

Siku o sicu es el nombre aymará de la flauta de pan, término que se utiliza para nombrar a los instrumentos musicales que se asemejan, físicamente, a la clásica y conocida forma de la flauta de pan del personaje mitológico griego PAN. En América del Sur, específicamente en la zona del altiplano (Perú, Bolivia, norte de Argentina y Chile) se destaca el uso del Siku, también llamado Antara (en quechua) y Zampoña (en español).

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.

 

Aprender a tocar un instrumento como aprender a hablar: el Método Suzuky

Artículo publicado en la Revista Desterradxs Nº 3 – 2010, páginas 22 y 23
Registro de Propiedad Intelectual: Exp. Nro. 940562

  
Un gran descubrimiento
Shinichi Suzuky, nace en Nagoya en el año 1898. Su padre era luthier, y lo estimuló a la práctica del violín, actividad que inicia en su adolescencia. Su interés por perfeccionarse en sus conocimientos musicales, lo llevan a Europa, y particularmente a Berlín cuando tenía aproximadamente 25 años. Estando en Alemania, el progreso en el instrumento era notable, pero tenía serias dificultades para aprender el idioma. Una pregunta lo inquietaba constantemente: ¿por qué le resultaba tan difícil hablar alemán? Y ¿cómo es que los pequeños niños que habían nacido allí, lo asimilaban con tanta facilidad? ¿No se suponía que él que era mayor, ya había desarrollado diferentes técnicas de aprendizaje que los pequeños aun no poseían?
Un día comprendió que esa especie de “capacidad especial” que él observaba en los niños alemanes, era en realidad una regla que se cumplía en todo el mundo. Es decir “todos los niños del mundo aprenden a hablar su lengua materna, y lo que es más importante aún: ninguno fracasa.”
Comenzó a reflexionar detenidamente sobre este descubrimiento y fue así que se dio cuenta de lo siguiente:
1-Los niños escuchan hablar desde el momento en que nacen (actualmente se puede afirmar que el bebé escucha sonidos aun desde antes de nacer, en el seno materno).
2- Nadie se cansa de repetir una palabra a un bebé cuando se intenta enseñarle a hablar.
3- Se alaba mucho al niño que va aprendiendo, es motivo de orgullo y alegría familiar cada nueva palabra. Sin embargo, nadie es reprendido por no aprender a hacerlo (difícilmente escuchemos que una made rete a su niño porque no habla tan rápido como otros).
4-Permanentemente se estimula la posibilidad de que el niño repita la palabra que ha aprendido. Es muy habitual que cada vez que llegue alguien a casa se lo estimule a que repita la palabra “mamá”. Y cada vez recibe aprobación y alabanza por hacerlo.
5- Ninguna palabra deja de usarse, todas se van agregando al vocabulario que aumenta durante toda la vida.
6- Sólo intentamos aprender a leer y escribir  mucho tiempo después de que se ha desarrollado el lenguaje hablado (es decir se lo comprende y habla durante mucho tiempo, antes de leerlo y escribirlo).

7-Todos aprenden a hablar, a usar el idioma y disfrutar de las muchas posibilidades que nos propone, pero no todos se convierten en  oradores o escritores. 

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.