28/10/14

Oye como va tu audición. Reflexiones sobre experiencias de trabajo

Ponencia realizada en las Jornadas de Audioperceptiva. UNC. 2013.

Susana Dutto
Profesora de Audioperceptiva I y II de la UNVM


La orientación en Música popular, marca una tendencia no sólo en los lineamientos curriculares, sino también en las características musicales de los alumnos ingresantes, siendo la más relevante la relación práctica con la música.  Es decir la mayoría de ellos tienen sus grupos con los que interpretan principalmente “covers” y en algunos casos,  temas propios. Generalmente  tocan uno o varios instrumentos pero  aprendidos de manera no sistemática.
Estos datos son de suma importancia  a la hora de intentar  comprender el modo de aprendizaje de los alumnos. Poder acercarnos  al modo de comprender o entender la música como lenguaje de los alumnos, está íntimamente vinculado a la posibilidad real de realizar nuevos aprendizajes, como enuncia la teoría de Ausbel.  Es decir, los nuevos aprendizajes deben hacer pié en conocimientos previos. Esto, aunque parezca obvio, no siempre es debidamente considerado a la hora de desarrollar las metodologías que se proponen en distintos ámbitos educativos. En ocasiones porque se dan por sobre entendidos algunos contenidos o procesos  y en ocasiones porque se desaprovechan los recursos ya desarrollados.
Si partimos entonces de lo que el alumno trae como conocimiento previo, refiriéndonos no sólo al material musical que han escuchado o interpretado, sino especialmente a las estrategias de escucha y análisis musical (aunque sea intuitivo y asistemático) y trabajamos sobre estos recursos, podremos  profundizarlos y ampliarlos paulatinamente. Es decir podemos potenciar los mecanismos que están desarrollados y proponer nuevas maneras de abordar el lenguaje  partiendo de lo que se conoce.
El objetivo de la cátedra es más ambicioso que el de lograr la posibilidad de decodificar  a través de la lecto-escritura, un nuevo lenguaje. Nuestro objetivo, para un alumno que pretende desarrollarse como compositor,  es lograr que cada alumno pueda realizar procesos creativos con el lenguaje y que el trabajo con el mismo, posibilite un desarrollo continuo.  La posibilidad de crear con un determinado material supone sin duda un dominio profundo y sólido del mismo. Y los procesos de enseñanza-aprendizaje propuestos, deben responder a este objetivo. No podemos  pretender un uso creativo del lenguaje si la forma de transmitirlo y acercarse a él no lo es. Si se reduce sólo a la  búsqueda de precisión en la lectura y la escritura. Y con esto no menospreciamos en absoluto la necesidad de que se logren niveles elevados de resolución en lecto-escritura, sino que  consideramos que eso no alcanza para un desarrollo  musical pleno, sino que es  un aspecto del mismo.
Y surgen así varias características relevantes de la música popular que influyen claramente en la metodología de trabajo que propongo:

-La música popular es de tradición oral.
-Supone una vivencia directa.
-Dificilmente surge de cuestiones puramente especulativas: deviene del juego directo con el material, lo que implica uso y conocimiento del propio instrumento y del material sonoro de que dispongo.
-Generalmente se trabaja a partir del repertorio mismo, que por cierto “me gusta”, “lo elijo”,tengo cercano y luego se amplía a otros horizontes musicales.

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.