28/10/14

Audioperceptiva

Ponencia presentada en las Jornadas de Audioperceptiva – UNC – 2012
Susana Dutto
  

Permítanme comenzar compartiendo  unos videos.

Ramiro Musotto (video lenine)

Concierto pianista y orquesta

Es indudable que la música “afecta” a las personas. Nos moviliza. Nos provoca  reaccionamos que van desde la empatía, el placer, hasta el rechazo o el  disgusto. Hay códigos, lenguajes que nos resultan más cercanos  y otros que son extraños y un tanto incomprensibles. Pero difícilmente nos resulta indiferente.

Las dos propuestas  que escuchamos y vimos son muy diferentes entre sí: por un lado, la interpretación de uno de los  instrumentos más antiguos, el birimbao, en una obra que propone sonoridades que juegan con sutilezas tímbricas y una gran destreza rítmica y compromiso interpretativo. Es una composición que bien podría ser la re interpretación de una práctica ritual de alguna comunidad que puebla actualmente el Amazonas. Y por otro lado un fragmento del Concierto Nº I para piano y orquesta del compositor ruso Tchaicovsky, que demuestra un gran virtuosismo del pianista y del diálogo con la orquesta. Y a pesar de ser tan diferentes  estéticamente, cuando pensaba en describir la obra, se me ocurrían las mismas cualidades del primer ejemplo: la obra propone sonoridades que juegan con sutilezas tímbricas y  una gran destreza rítmica e interpretativa.

Cuando observo o disfruto de un/a música/o que me emociona o que me  produce admiración, generalmente procuro prestar especial atención al intérprete. Me surgen un montón de preguntas: ¿qué estará pasando por su mente? ¿En qué pensará? ¿Sólo en la música?  ¿Por qué la eligió? ¿Cómo se vinculó con ella?

Estas preguntas son comunes a ambos ejemplos, pero generalmente, luego –como música y docente apasionada que soy- surgen otras preguntas: ¿Cómo la incorporó? ¿Tiene algún modelo? ¿Qué dificultades técnicas tuvo que superar? ¿Cuánto tiempo de práctica requirió?

Para seguir leyendo este artículo, hacer clic aquí.